La discriminación a personas LGBT+

Un llamado a la acción
Opinion21.06.2018Luis Sánchez Mier
comunidad lgbt+

El matrimonio igualitario en México es un símbolo del avance de los derechos de la comunidad LGBT+ resultado del esfuerzo de sus miembros y aliados. A pesar de la importancia de este logro, la igualdad real ante la ley está lejos de alcanzarse y existen señales ominosas para los próximos años.

En este período electoral es notoria la indiferencia de partidos y candidatos al tema o su franca oposición a que las personas LGBT+ disfruten de sus derechos en igualdad de condiciones. Cuando el tema aparece en el discurso político es evadido con mociones de “respeto” o la sugerencia de que sean las mayorías quienes decidan si los miembros de la comunidad LGBT+ son o no son considerados como personas, iguales en derechos y oportunidades.

La intolerancia y discriminación a personas LGBT+ nacen en las familias, escuelas, iglesias y comunidades y se reflejan en instituciones y leyes. Por eso la tolerancia debe construirse desde la base en tanto causa de las instituciones. Tal vez a lo que se refería Bastiat al decir que “la fraternidad es espontánea o no lo es. Decretarla es aniquilarla.”[1] Es por eso que si buscamos “el respeto irrestricto a los proyectos de vida de los demás”[2] debemos enfrentar la discriminación entre particulares.

Hay que actuar en dos frentes: ideas y emociones; promover los principios liberales por un lado y conocer y hacer visibles los costos de la discriminación pública y privada.

Entre los argumentos en contra de los derechos de las personas LGBT+ está que su existencia y búsqueda de la felicidad son “intrínsecamente desordenadas” y una amenaza a la sociedad y a la paz. El liberalismo afirma lo contrario: cada persona tiene un valor inconmensurable y tiene la legítima capacidad de buscar la felicidad en sus propios términos aún cuando está búsqueda incomode a o sea reprobada por otros. De ahí la importancia de promover la dignidad y autonomía de cada ser humano y su pertenencia a la comunidad humana.

La discriminación disminuye y destruye vidas todos los días y resulta en la persecución, la violencia física y la muerte. En la discusión pública estos costos a menudo se pasan por alto, pero las cifras confirman que la esperanza de vida y las oportunidades se reducen drásticamente para la comunidad LGBT+, y dramáticamente para las personas trans.

La empatía con el sufrimiento, el talento, las aspiraciones de otros es un elemento indispensable para complementar los argumentos racionales. La empatía debe comenzar con los liberales mismos, sólo así pueden ayudar a hacer visibles los costos humanos.

Tanto el camino de las ideas como el de las emociones elevan el costo político de fomentar la discriminación y de usar los derechos de otros como moneda de cambio en la arena política.

Este es un llamado a la acción: que en este mes del orgullo LGBT+ los liberales y sus organizaciones reconozcamos las causas del movimiento LGBT+ como nuestras y defendamos que las personas y vidas LGBT+ siempre tienen lugar en las sociedades libres y abiertas.

 

 

[1] "Citas - El Cato." https://www.elcato.org/listado-citas. Accessed 31 May. 2018.

[2] La definición del liberalismo propuesta por Alberto Benegas-Lynch.