Mujeres en Sociedad Civil - Edna Jaime, Mexico

#FemaleForwardInternational - America Latina
Feature20.11.2020
Edna Jaime Banner

“Mi ambición desde lo más profundo de mi corazón es transformar a México y en eso estoy”

Edna Jaime es uno de los nombres más importantes para la rendición de cuentas en México. Su carrera ha provocado cambios en el sistema de justicia mexicano, en la prevención de la corrupción y, en general, en la forma de luchar por la justicia desde la sociedad civil. Es una figura imprescindible en cuestión de Estado de Derecho mexicano. Ha redactado y revisado varias leyes relacionadas con la rendición de cuentas en el país y promovido transformaciones como la creación del Sistema Nacional Anticorrupción. Como reconocimiento por lo anterior, fue electa como integrante de la Comisión de Selección del Sistema Nacional Anticorrupción, misma que presidió hasta octubre de 2018. Autora y co-autora de varios libros entre los cuales destacan El acertijo de la legitimidad: por una democracia eficaz en un entorno de legalidad y desarrollo y Futuro para Todos: Acciones inmediatas para México, Edna comenzó su trayectoria de más de 30 años cuando era aún muy joven. En sus propias palabras, “los astros se alinearon” para darle la oportunidad de ingresar al Centro de Investigación para el Desarrollo (CIDAC), un Think Tank pionero que terminó dirigiendo unos años después. Ahí encontró un espacio para transformar a México cuando, a su consideración, México necesitaba ser transformado.

México Evalúa

“Los hombres no somos ángeles: necesitamos de un gobierno, postulaba James Madison. Ese gobierno, compuesto por hombres, también necesita de controles. En la búsqueda de esos equilibrios se nos debe ir la vida. Porque es la única manera de proteger derechos y libertades.”

Sus tres valores fundamentales: libertad, democracia y acceso a derechos están alineados con los de México Evalúa, institución que lidera, cuya misión principal es valorar y analizar la política pública del país. Desde el nacimiento de la institución hace doce años, ella y su equipo se han concentrado en la investigación en temas de justicia, seguridad pública, materia presupuestal, transparencia, empresas productivas del Estado, sostenibilidad, anticorrupción y rendición de cuentas con el objetivo de que esos datos se reflejen en un mayor control de los ciudadanos sobre las instituciones que detentan el poder. Edna ha participado en cinco de los proyectos más importantes de México Evalúa, entre los cuales destacan el Índice de víctimas visibles e invisibles de delitos graves y Seguridad y justicia penal en los estados. Su idea con la institución es favorecer la toma de decisiones consciente y controlar el poder de modo que no abuse de los ciudadanos, razón por la cual la rendición de cuentas es eje rector de todos sus proyectos.

Como la mayoría de las organizaciones, México Evalúa ha tenido sus momentos altos y bajos: victorias y algunos reveses. A pesar de ello, ella considera que son una institución fuerte compuesta por personas que quieren construir un México más próspero no solo en el sentido económico sino también en cuestión de derechos: a la libertad de expresión, a la salud, y a la educación de calidad, “Estamos ciertos de que no es fácil la incidencia en la política pública, “menciona” pero que si hacemos un trabajo responsable, técnicamente solvente y hacemos un buen análisis, siempre vamos a tener un espacio en la discusión pública."

Los retos de las mujeres en la región

[Las mujeres] “nos debemos de dar permiso para tener inspiraciones. Por supuesto que una aspiración puede ser tener una familia, pero podemos más. Debemos trabajar para tener aspiraciones intensas y para que nada nos detenga en la consecución de esa aspiración y ese objetivo. Mucho de lo que nos mueve en estos días es para derribar las barreras y para romper los techos de cristal.”

Como mencionó en una entrevista realizada en marzo por Emeequis, la situación de las mujeres en México es intolerable y el Estado mexicano tiene una gran deuda hacia ellas. En el país, asegura, no hemos logrado resolver temas de discriminación y desigualdad; hay, por ejemplo, una brecha gigantesca en el acceso a derechos de hombres y mujeres que se ve acompañada de una violencia brutal. Uno de los problemas más graves que identifica es que en el país hay tasas muy altas de feminicidio acompañadas de pocas investigaciones efectivas y políticas públicas desarticuladas y rezagadas. Pese a ello, las deficiencias de la política no se trasladan a la acción organizada, donde ella considera que hay una gran conciencia y movilización.

El cambio como inspiración

“Siento mucha emoción porque creo que nos estamos deshaciendo de esta idea de que las cosas no pueden cambiar, de que lo dado es lo dado. Y no: resulta que tenemos a la realidad en nuestras manos y podemos moldearla.”

Sin importar la cantidad de altibajos por los cuales pasa la política mexicana y los graves problemas de institucionalidad que la aquejan, Edna ve en los pequeños pasos adelante la mayor motivación para insistir. Los grandes temas, desde su perspectiva, no pueden relegarse a los políticos porque es cuando la sociedad civil se organiza de forma propositiva que los cambios más relevantes suceden.

En sus treinta años de carrera ha sido testigo y promotora de victorias espectaculares que la han motivado a seguir adelante. En sus propias palabras: “no hay nada más motivante que sentir que las transformaciones son posibles y que en la sociedad civil podemos ser actores relevantes en esas transformaciones. No puede haber algo más adictivo, algo más motivante que saber que somos copartícipes en cambios para el bien de todos.”

La trayectoria de Edna Jaime nos enseña la importancia de tejer lazos entre el sector público y la sociedad civil para construir mecanismos efectivos que impacten la vida de miles de personas. Es un ejemplo de cómo pelear por la justicia es posible y trae consigo recompensas para todos y todas.