¿Que hacer frente a las fake news?

Feature12.08.2020Dr. Philipp Müller, Nora Denner
Fake News

Download: ¿Que hacer frente a las fake news? Por Dr. Philipp Müller y Nora Denner

Por lo menos desde la campaña presidencial en Estados Unidos en 2016, el fenómeno de las “Fake News” domina el debate sociopolítico sobre la comunicación en la Red. Pero concretamente, ¿qué son las “Fake News”? ¿Cómo actúan? ¿En qué se distinguen las noticias falsas en estos tiempos en los que la comunicación informativa pasa por la Red? Y sobre todo: ¿Qué hacer frente a las “Fake News”?

Aunque la investigación apenas esté iniciando, ya se puede concluir que las “Fake News” contribuyen a un cambio cualitativo de la estructura y la cultura de debate en la sociedad. Las “Fake News” pueden influir de manera limitada, pero notable en la formación de opinión de los ciudadanos. Se diferencian de las noticias falsas clásicas de la era análoga, sobre todo en que son lanzadas intencionadamente. Su difusión masiva esquiva a periodistas que trabajan profesionalmente y que al difundirse repetidamente noticias falsas tendrían que temer por su reputación. Se difunden en Internet por las redes sociales. Si bien estas plataformas en términos generales han democratizado la difusión de noticias, le permiten a cualquier persona dispersar deliberadamente noticias falsas. Los resultados de la investigación sobre los efectos de los medios de comunicación sugieren que las “Fake News” influyen sobre todo en aquellos usuarios cuya cosmovisión concuerda con el contenido de una tal noticia. Así que el efecto principal de las “Fake News” es que fortalecen opiniones ya formadas. Aunque los usuarios sean más bien críticos frente al contenido de una noticia, diferentes mecanismos cognitivos pueden llevar a que acaben aceptando la información, aunque en un inicio les pareciera poco creíble.

Para contestar la pregunta de qué hacer frente a las “Fake News”, se prohíbe dar respuestas simplistas. El presente dictamen argumenta que borrar “Fake News” de las redes sociales no es una panacea. Todo lo contrario: Los populistas percibirían su eliminación como una confirmación de sus actitudes basadas en teorías conspirativas y verían otro motivo para criticar a las élites. También es probable que los usuarios más susceptibles en este sentido se retiren hacia lugares más apartados del Internet, con lo cual se refuerza la fragmentación de la sociedad.

Por lo tanto, la Ley sobre la Exigibilidad Jurídica en las Redes (Netzwerkdurchsetzungsgesetz, NetzDG) es el enfoque equivocado. También los mensajes de advertencia que de manera generalizada marcan noticias como “Fake News” pueden desplegar efectos más bien negativos: Por un lado, estas advertencias en el News Feed caen fácilmente en el olvido, mientras que la noticia en sí se queda en la memoria del usuario. Por el otro lado, los usuarios pueden percibir advertencias generales en su News Feed como una intervención en su libertad de decisión autónoma y por consiguiente enojarse.

Por lo tanto, es importante aplicar estos instrumentos con un enfoque hacia la responsabilidad propia de los usuarios. Las libertades de información y de expresión como libertades fundamentales son indispensables para el funcionamiento de las sociedades democráticas. Las medidas, ya sean dictadas por el Estado o desarrolladas por las propias redes sociales, tienen que tomarlo en cuenta.